Historias de This is Halloween

¡Lee las historias proporcionadas al barquero para el evento de Sea of Thieves ES  This is Halloween!

Logo ganador eventoGanador: Surcando el velo (CostCatmaniak)

  • Logo ganador evento Surcando el Velo
  • El San Martín invencible
  • El pirata sin cabeza
  • Mar en llamas
 
Cuando Hablamos de “la noche de muertos” piensas en la divinidad de estas fiestas, con sus góticos y terroríficos disfraces, que, quieras o no, siempre está la típica historia de terror que con un cosquilleo recorre el cuerpo de cabeza a los pies. Hay gente que afirma haber visto con sus propios ojos a la mismísima fúnebre tripulación del capitán Morloock recorrer las islas de mar de ladrones. Mientras el frío y el viento recorren Shark Bait Cove, los grumetes de la capitana Morrow cuentan historias de miedo junto a la brillante luna que desprendía elegancia.
- Cuéntanos una historia Morrow, no tan sencillo y "Voilá” (Listo) como diría mi primo francés Jejeje- Expresó Regendo. - Esta bien, ¿Conocéis al difunto capitán Morloock?... Tengo la bitácora del navío siempre conmigo, llevo años leyendo sus historias, y aunque muchos piratas llenos de envidia calumniaron diciendo que todas esas hazañas fueron simples falacias- Explicó la capitana Morrow.
 
Se dispuso a contar la historia, entonces, los grumetes temblaron y se encogieron, pero, un nubarrón se expuso por todo mar de ladrones el temor se hacía sentir en las palpitaciones tan fuertes del corazón (que no cesaban). Los tripulantes subieron a bordo de la “Antonella” , un barco resistente y lleno de cañones. El mar no dejaba de rugir, monstruos acuáticos despertaron, y los océanos de mar de ladrones nunca fueron vistos tan peligrosos.
 
- Morrow, creo que debemos de irnos - Sugirió Chiza. - Si… Ha comenzado, el capitán Morloock cada noche de muertos se pasea y destruye islas, fuertes, barcos…- Dijo Morrow mientras se mordía la parte de abajo del labio.
 
Las mareas cobraron vida y arrastraban algas, animales marinos y todo lo que pillaran hacia las temibles aguas rojas del velo, donde se disolverán lentamente.
 
- ¡¡El barco se mueve solo!! - Gritaron los tripulantes con mucho temor.
Morrow no tuvo más remedio que prepararse para sobrevivir, si lo piensas bien, la capitana era como una bola de cristal lo sabe todo debido a su hermana, que era la pitonisa de Plunder llevaba su tarot a todas partes. Una vez en el velo del diablo vieron como barcos piratas estaban hundiéndose en el frío y rojo mar. Pero al horizonte se divisaba el temible barco del capitán Morloock el “Adamantium” . Los cuerpos de miles de hombres cayendo por la borda se hendían junto a unos barriles y cañones en el océano.
 
El capitán harto de juegos de espadas, decide invocar a la bestia de la que se ha oído hablar por todo Mar de ladrones… “El Fantasma Envuelto” … Un tiburón gigante de color albino que cada vez que sale asesina con sus colosales fauces a una tripulación entera.
 
- ¡¡Llamar al Fantasma envuelto!! - Grito Morloock.
 
De la puerta del camarote salían unas personas encapuchadas cantando una canción que parecía sacada de misa pero el temor se hacía sentir... Una gran bestia salió del sanguinario mar y empezó a atacar a la “Antonella”. En breves instantes el barco no disponía de tablones… y tuvieron que abandonar el bote…
 
- ¿Qué te ha pasado capitana? demasiado trabajo… supongo…- Dijo el capitán no-muerto.
 
Morrow, se subió encima de unos tablones y destruyó las páginas de la bitácora que Morloock deseaba tener.
 
- ¡¡Nooo!! - Gritó Morloock desde la cubierta de su barco al ver que sus historias fueron destruidas.
 
El tiburón albino fantasmagórico subía de las profundidades a la superficie tragándose los tablones donde Morrow estaba agarrada, y todo se volvió negro, entonces… Morrow despertó en un bote de remos surcando el mar… ¿Cómo es posible? ¿Las historias que estaban escritas al ser destruidas el capitán se convirtió en un fraude y resultó ser destruido? ¿Fue todo un sueño? ¿Morrow despertó en el mundo psicológico de Morloock (a donde viajan sus víctimas)? Quizá nunca se sepa, hay cosas que es mejor llevárselas a la tumba... 
 
 
 
CostCatmaniak
Los niños entran corriendo a casa, llueve y hace mucho frio, se puede decir que el invierno ya ha llegado. El abuelo esta sentado junto al fuego, tapado con su manta de cuadrados rojos y negros, medio dormido, pero siempre atento.
 
- ¡¡Abuelo!! ¡Cuéntanos una historia!! ¡¡Una de miedo!!
- ¿¿De miedo decis?? No. Sentaros alrededor mio y os contare una historia completamente real. Una historia que no sale en los libros, solo se podía escuchar antiguamente en las peores tabernas de Nassau. Esta historia comienza como muchas otras, con un enorme galeón surcando los mares, un viaje cotidiano que se vio inesperadamente interrumpido por... ¡¡¡PUMM!!! 
 
Un fuerte golpe acaba de sacudir el barco. Es una noche oscura, en medio de una espesa niebla. El capitán y los tripulantes del barco se asoman a intentar observar que les ha golpeado, pero solo se pueden ver 10 metros de agua, el resto es todo niebla. Parte de la tripulación comienza con las reparaciones, y Sudds el vigía decide subir a la cofa, pero cuando llega allí se queda aterrorizado con lo que ve alrededor del barco. Unas enormes columnas los rodean, el doble de altas que cualquiera de sus mástiles, y Sudds esta ahí arriba, sin poder ni siquiera gritar, la enorme criatura lo ha dejado aterrorizado. Es el Kraken la criatura de la que todos ellos habían escuchado historias, la criatura que realmente nadie había creído nunca que existiese. Algunos brazos del Kraken comienzan a abrazar el barco, y otros atrapan tripulantes y los arrojan por la borda, nadie sabe que hacer. El capitán desesperado baja a la sentina, ahí tienen encerrados a unos piratas, los cuales debe llevar Sanctuary a que los ahorquen, pero son su única salida. Son la tripulacion del capitan Endika formada por grandes piratas como Duke, Merrick, DeMarco, Blind Bob, Fontaine, Jim, etc...
 
Se acerca a la sentina se queda ahí parado sin decir nada. Los necesita para hacer frente al Kraken, aunque soltar a estos sanguinarios piratas no es buena idea. Pero el capitán sigue escuchando como gritan sus hombres, no puede elegir.
 
- Nos ha rodeado el Kraken, ninguno vamos a sobrevivir. Salid ahí y ayudadnos por favor, os lo suplico.
 
El capitán pirata Endika y su tripulación salen de la sentina, ordenan a parte del barco que bajen a hacer reparaciones, se arman hasta los dientes y suben a cubierta, va a ser una larga noche.
 
- ¡¡Izad la mayor, subid todas las balas, cargad los cañones, y fuego a discreción!!- Se escuchan gritos por doquier, y la situación es alarmante. 
 
De repente un brazo del Kraken vuelve a abrazar el barco, los piratas Duke y Merrick se abalanzan sobre el y comienzan a darle hachazos hasta que consiguen cortarlo, y es en ese momento, en ese preciso momento en el que se escucha escucha un horrendo grito. Si, es el Kraken, y el también siente dolor. Esto da más coraje tanto a los piratas como al resto de la tripulación, por fin ven que la lucha merece la pena. Las bajas son ya muy numerosas, pero poco a poco van deshaciéndose de más brazos, hasta que en medio de todo este caos se hace el silencio. Parece que la paz ha llegado, y los rayos del sol empiezan a atravesar la niebla.
 
Pero la situación no es la habitual, un grupo de piratas andan sueltos por cubierta. El capitán Endika reagrupa a parte de sus hombres y se dirigen hacia el camarote del capitán, aunque varios tripulantes les bloquean el paso. Endika saca su sable y se acerca a ellos, puede observar el miedo en sus ojos, el temblor de sus piernas, incluso ve a uno mearse en los pantalones. Vuelve a enfundar su sable, va andando hacia ellos, y a medida que se acerca los hombres se van apartando, si no llega a ser por el ahora todos estarían muertos. Llega al camarote, entra y se encuentra al capitán escondido debajo de la mesa, temblando, murmurando palabras sin sentido. Endika toma el mando del barco y recluta a todo aquel que decide unirse a la piratería, todos los demás son abandonados en botes, en medio de un mar plagado de tiburones.
 
El barco que acaban de tomar es el conocido galeón San Martin Invencible y desde este día Endika va a ser conocido como el Capitán EndikaSM, El Domador de Krakens.
 
 
 
EndikaSM
Rueda por la playa de Golden Sands una leyenda que se afirma en la nebulosa historia de nuestra época colonial, y que alimentan cada año los pescadores o los peones salineros mientras descansan de sus faenas contemplando el maravilloso paisaje que, al ocultarse el sol se admira desde la roca más alta de Crooks Hollow. Cuenta la leyenda dicha que: cuando Ruby y Jim (miembros de la tripulación de la capitana Grace Morrow) pirateaban en el mar de la región de Ancient Isles sembrando el terror a aquellos corsarios que osaban aproximárseles un cuarto de milla, acostumbraban adentrar su galeón en la costa de Thieves Heaven para descansar seguros y reparar averías. En el puesto de vigías dejaban centinelas vigilando el horizonte, y mientras unos trabajaban, cazaban otros y todos bebían, los jefes planeaban la próxima correría.
 
Un día de tantos llegó del sur Jim cargado de tesoros; tan grandes y valiosos eran que la codicia llenó su pensamiento y resolvió ocultarlos para lograrlos solo. Su plan confió en secreto al compañero que más temía, un viejo pirata corazón de hiena y punas de acero, e hijo del Diablo -según se decía- ofreciéndole compartir la presa. Ya puestos de acuerdo, con engaños enviaron sus hombres a Crooks Hollow y entre los dos pasaron el tesoro a la rivera; al pie de corpulento “guanacaste” cavaron hoyo profundo y en cascada amarillenta allí cayó el botín. Pero… recordó Jim que secretos entre dos no son secretos y su puñal, cien veces asesino, a traición clavó en el ladrón compañero.
 
Cayó el pirata moribundo y expiró invocando a su padre Satanás; éste llegó, -se metió dentro del muerto y por su boca… ¡Aquí! gritó. Tembló Jim. Requirió su sable y de medroso y terrible tajo separó del tronco la cabeza del muerto, que rodó y rodó cayendo en el hueco del tesoro. ¡Ya no hablarás! dijo el traidor, pero… ¡oh poder del Diablo! El cuerpo del pirata sin cabeza del suelo levantó, extendió hacia la mar su brazo y… ¡Aquí! gritó. Huyó Jim horrorizado hacia el donde atracado se hayaba el barco llamando compañeros… y el cuerpo sin cabeza tras él corría ¡Aquí! gritando… ¡Aquí! Contemplaron los piratas el macabro espectáculo. -Les llenó el espanto.- Volaron al galeón. Las anclas levaron. Al ancho mar huyeron temblando de pavor, y en Crooks Hollow quedó hacia la mar tendiendo el brazo, como un fantasma horrible, el pirata sin cabeza… ¡aquí! gritando… ¡aquí!. 
 
Y cerca de la roca más alta de Crooks Hollow quedó el tesoro guardado, al pié de corpulento “guanacaste” que el hijo del Diablo cuida. Y la sombra del fantasma, del pirata sin cabeza aguarda un hombre sin miedo para partir las riquezas. Cuentan los viejos pescadores que para las lunas llenas -al llegar la media noche- en Crooks Hollow un fantasma sin cabeza, que lanza un grito extraño, por las rocas se pasea. Y que para el mes de octubre, cuando por la playa crecen las olas, un bote misterioso que nadie maneja, domina las corriente.-, y quietecita se queda, frente a un viejo “guanacaste” que se encuentra en la rivera. Tal es la leyenda que duerme en los inviernos y los veranos despierta, cuando viejos pescadores admiran el bello paisaje, que al ocultarse el sol se contempla desde la roca más alta de... Crooks Hollow
 
 
 
Capitán Morghan
Soy el excelentísimo Captain Swaine ‘Ojo dorado’, de la legendaria tripulación Bloodfallen. Mi cuadrilla es reconocida en todo el mar de ladrones por haber sido partícipe de grandes logros casi imposibles de alcanzar, como haber encontrado y asesinado a Shrouded Ghost, el rey de los megalodones. En estos momentos nos encontramos en nuestro objetivo más curioso hasta el momento, pues resulta que hace unas semanas emergió de la nada una misteriosa isla situada entre Kraken’s Fall y el puesto de avanzada Ancient Spire. Es una exótica isla bastante grande, muy extraña y con muchos misterios… a pesar de ello, pocos piratas han obedecido al espíritu aventurero y han decidido explorar esta ínsula, y de los que lo han hecho, nada se sabe. Aún así, fuere como fuere, nuestra tripulación no le teme a nada, y ante una gran isla con un posible colosal botín no nos neg… —¡¡Capitán!! Nosotros, el equipo de exploración que usted envió, hemos encontrado lo que parece ser la entrada a unas ruinas que pueden datar de hace muchísimo tiempo.
 
‏‏‎ —Entiendo, Wanda- me levanto triunfante de mi banqueta y miro a toda mi tripulación con esperanza- no hay tiempo que esperar, pues un gran tesoro puede aguardarnos en esos curiosos restos. Es posible que haya trampas o que nos acechen peligros ahí dentro, pero quiero luchéis por Bloodfallen. No puedo garantizar que todos sobrevivamos, pero sí puedo asegurar que, una vez el tesoro se encuentre en nuestras manos, nos llenaremos el pichel de tal forma que no olvidaréis jamás. Toda la tripulación se alza con grandes viroteos y comienzan a seguir a Wanda y al equipo de exploración, que nos llevan hasta la localización de las ruinas. Nada más llegar y sin perder tiempo, encendemos nuestros candelabros y entramos en las ruinas, descendiendo por unas escaleras bastante deterioradas. Llegamos a una cueva después de bajar demasiado, y esta a su vez sigue descendiendo. Tras mucho caminar, nos encontramos ante una gran sala artificial que, a juzgar por su aspecto tétrico y por encontrarse varias tumbas aquí, parece haber sido un cementerio subterráneo en el pasado. — ¿Qué civilización pudo haber habitado estas tierras? –pregunta Wanda. — Sería curioso averiguarlo, pero creo que deberíamos de ocuparnos de ellos antes- señalo a unos esqueletos que abandonan su reposo y comienzan a emerger de las lápidas. Se desata una memorable batalla entre mi tripulación y los esqueletos (los cuales no parecían extinguirse, pues de las tumbas emergían más y más). Divagando en el gran botín, desfundo mi sable con gran coraje y acompaño a mi tripulación en este combate. Mis queridos grumetes consiguen ganar terreno a los esqueletos y vencer a pesar de las muertes, de las vanas súplicas y de los gritos de aliados. — Un buen trago de grog me vendría bien en estos momentos... 
 
‏‏‎ — Creo que todos lo necesitamos, Naylor, pero presiento que nos encontramos cerca del tesoro. Debemos proseguir- a pesar de haber ganado la batalla, hemos sufrido más bajas de las esperadas… y eso ha hecho mella en la moral de mi tripulación, pero en estos momentos todos confían en mí y sus destinos están en mis manos- aparte de cuerpos de grandes aliados que nunca olvidaremos, también en el suelo se hallan los esqueletos que acabamos de derrotar. La muerte de nuestros amigos no será en vano. Seguimos por las laberínticas galerías hasta llegar a un punto en el que todos sentimos unos escalofríos y, acto seguido, nuestros candelabros se apagan a la vez. Percibimos también una violenta brisa que pudo haber sido la causante del apagón, pero esta viene acompañada de una grave y muy terrorífica voz: —Valientes viajeros que osáis invadir mis tierras… me temo que no ha sido una decisión correcta el venir aquí, pero no os odiaré por ello, ya que al fin y al cabo sois más almas que podré engullir y así poder recuperar mi poder y conquistar todo el mar de ladrones- suelta una carcajada. Muerto de miedo, cierro los ojos y caigo inconsciente. Despierto al cabo de unas horas en lo que parece ser una prisión subterránea. Me levanto del suelo y camino un poco hasta llegar a uno de los varios calabozos, donde se encuentra toda mi tripulación atrapada. Todos se sorprenden al verme fuera de la celda y suplican que intente hallar una forma de liberarlos. Con una sonrisa en el rostro, les digo que eso no va a ser posible, pues han sido elegidos por Flameheart para ser su último sacrificio. — ¿Flameheart? ¿último sacrificio? ¡¿de qué hablas, Swaine?! — Siento verte en esta situación, Wanda, pero me complace saber al menos que vas a morir por una gran causa- una gran figura aparece detrás de mí.
 
‏‏‎ — Así es… mi gran causa. Esta isla ha sido creada por mí para atraer insensatos piratas y poder tomar sus almas. Debo agradecer a Swaine la gran ayuda que me ha ofrecido- me mira y me guiña el ojo izquierdo- ahora… todas vuestras almas me pertenecen. Y ahora ya no será necesario ocultarse más, pues por fin he reunido suficiente poder como para resucitar y poder convertir todo Sea of Thieves en un mar en llamas… Todo comienza a temblar de manera muy brusca, el suelo de la celda se desprende y toda mi tripulación cae en un profundo agujero y llegan hasta un pozo de lava. Ahora tú, el que estás leyendo esto, debes saber que no hay escapatoria y que será mejor que te rindas sin poner resistencia. Este 31 de octubre comenzará la conquista del grandioso Flameheart.
 
 
Erickzr